¿Realmente desea continuar pagando comisiones al vendedor que despidió?

0
210


Por Linda C. Schoonmaker y Eron F. Reid

Sinopsis de Seyfarth: Baylor Miraca Genetics Laboratories, LLC (“BMGL”) está en el negocio de las pruebas genéticas. BMGL vende sus pruebas a sus “socios de distribución”, quienes a su vez analizan las muestras solicitadas por los médicos. Brandon Perthuis se convirtió en vicepresidente de ventas y marketing de BMGL a principios de 2015. El contrato de trabajo de dos páginas redactado por BMGL proporcionó a Perthuis un salario base y pagos de comisiones. La cláusula de comisión en el contrato de trabajo simplemente decía “[y] nuestra comisión será del 3,5% de sus ventas netas”, nada más y no definió “ventas netas” ni impuso ninguna otra condición a las obligaciones de pago de comisiones.

En 2015, Perthuis consiguió un contrato de compra mínimo de cinco años con el cliente más importante de BMGL. BMGL luego pagó a Perthuis por todas las ventas resultantes del acuerdo de compra mínima. Una vez que el cliente cumplió con el requisito de compra mínima en virtud del contrato, BMGL ordenó a Perthuis que negociara una adenda al contrato que aumentaría significativamente el requisito de compra mínima del cliente. En enero de 2017, Perthuis negoció con éxito la modificación del contrato, convirtiéndolo en el mayor contrato de este tipo en la historia de BMGL. Sin embargo, el 23 de enero de 2017, el día anterior a la ejecución de la modificación del contrato, BMGL despidió a Perthius.

BMGL se negó a pagar comisiones a Perthius por cualquier venta completada después de su despido, incluidas las ventas derivadas del contrato enmendado. De hecho, BMGL revisó todo su plan de comisiones y compensaciones para su equipo de ventas junior, que establece específicamente que las comisiones solo se “pagarían a los empleados si estuvieran empleados al final de la comisión”. Perthuis demandó a BMGL por incumplimiento de contrato, reclamando el pago de las comisiones impagas derivadas de la modificación del contrato.

En el juicio, el tribunal instruyó al jurado sobre la “doctrina de la causa del proxenetismo”. La doctrina de la causa de proxenetismo, articulada por la Corte Suprema de Texas en Goodwin contra Gunter, es una regla por defecto que se aplica “solo cuando un acuerdo de pago de comisiones válido no aborda asuntos tales como cómo se gana una comisión o si el derecho a la comisión se extiende a las ventas completadas después del final de la relación de corretaje”. 109 Texto. 56, 58, 185 SW 295 (1916), en reh’g, 109 Tex. 56, 195 SW 848 (1917). La función de la doctrina de la causa del proxenetismo es acreditar a un vendedor o agente por una venta comisionable producida a través de los esfuerzos del vendedor. Según la doctrina, el derecho del vendedor a una comisión se adquiere en la realización de la venta, y no en la participación real en la ejecución de la venta o el mantenimiento del empleo hasta la realización final de las ventas.

El jurado encontró que Perthuis fue de hecho la causa de obtener al menos una parte de las ventas de BMGL de la modificación del contrato. Sin embargo, en la apelación, la sentencia del tribunal de primera instancia basada en el veredicto del jurado fue revocada en base a la conclusión del tribunal de apelaciones de que la doctrina del proxenetismo no se aplicaba en el efectivo y que el contrato de trabajo de Perthuis le daba derecho inequívocamente solo a comisiones por ventas. adquirida durante su período de empleo.

Falso, dijo la Corte Suprema de Texas. Dentro Perthius contra Baylor Miraca Genetics Laboratories, LLC645 SW3d 228 (Tex. 2022), el Tribunal sostuvo que debido a que el contrato de trabajo entre BMGL y Perthius no mencionaba ninguna excepción a la obligación de pagar las comisiones de venta que adquiría Perthius, se aplicaba la doctrina de la causa del proxenetismo y que “en testamento” en el contrato de trabajo de Perthius no reemplazó la doctrina de la causa del proxenetismo.

¿Cuál es la comida para llevar aquí? El medio de frustrar la aplicación de la doctrina de procurar causa es simple. Los contratos de trabajo con empleados que reciben parte de su compensación en forma de pago de comisiones deben ser explícitos con respecto al pago de comisiones después de la renuncia o terminación. Si BMGL simplemente hubiera incluido una condición que condiciona el pago de comisiones al mantenimiento del empleo, como explicó la Corte, la doctrina de la causa de proxenetismo por defecto no se habría aplicado. Y es demasiado tarde para hacer este cambio después de la terminación. Por lo tanto, los empleadores deberían considerar revisar los acuerdos que tienen actualmente con los empleados comisionados con base en el reciente fallo de la Corte Suprema de Texas ahora.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here