Cómo convertir el conflicto en el trabajo en una experiencia de aprendizaje –

0
169


Los conflictos y desacuerdos son inevitables en el lugar de trabajo. Si bien algunos conflictos en el lugar de trabajo pueden ser relativamente menores e incluso levemente divertidos hasta cierto punto, los problemas más serios pueden ser todo lo contrario. Esto no solo es cierto en el trabajo, sino en la vida en general. La diferencia es que no puedes lidiar con el conflicto en el lugar de trabajo de la misma manera que lo haces con el mundo exterior. Si está en el dentista y la recepcionista es grosera, simplemente puede irse e ir a otro dentista. Si está en medio de su examen de mitad de año y no está de acuerdo con la opinión de su jefe, no puede simplemente levantarse e irse.

Cada vez que surge un conflicto en el lugar de trabajo, algún grado de compromiso a tener que lograrse con el fin de promover y mantener un ambiente de trabajo saludable. Desafortunadamente, lograr que ambas partes entiendan esto a veces puede ser difícil. No estar de acuerdo es simplemente parte del ser humano, y aunque algún día podamos evolucionar hasta el punto en que podamos navegar el conflicto con facilidad, todavía no hemos llegado allí.

Mientras tanto, lo mejor que podemos hacer es tratar de prestar atención a nosotros mismos y a la persona que está sentada frente a nosotros cada vez que sentimos que la tensión comienza a aumentar. Estos son los cinco pilares principales de cualquier resolución de conflictos en el lugar de trabajo, que puede usar para cerrar la brecha entre dos puntos de vista opuestos.

Considere otros puntos de vista

Haz tu mejor esfuerzo para acomodar los intereses de todos, no solo su posición. Es parte de la naturaleza humana apegarnos a nuestra posición cuando surge un desacuerdo. Por supuesto, es natural, estamos convencidos de que tenemos razón y pretendemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para demostrarlo.

Sin embargo, esto es lo que mucha gente olvida: no siempre se trata de saber qué está bien y qué está mal. La mayoría de las veces, las dos partes opuestas simplemente tienen diferentes intereses en el fondo. En su lugar, trate de no concentrarse en Qué quieres pero en Por qué tu lo quieres. Puede descubrir rápidamente que, de hecho, hay un obstáculo en su propio tren de lógica que impide una resolución final.

¿Alguna vez has negociado un aumento? O, mejor aún, ¿alguna vez ha tenido que negociar un aumento de sueldo para alguien otro. Como cualquier gerente o supervisor probablemente pueda decirle, varias personas tienen que aprobar un aumento antes de que se otorgue. Con demasiada frecuencia, el gerente o supervisor piensa genuinamente que la persona debajo de ellos merece un aumento.

El problema es que sus el jefe tiene diferentes intereses y prioridades y puede que no lo vea así. Lo que es valioso para una persona en un negocio puede no serlo para otra. Entonces, si le niegan un aumento, es fácil sentirse frustrado con su supervisor directo, cuando la decisión final finalmente se les escapa de las manos. Todo esto, en última instancia, solo crea una situación laboral incómoda. Pon tu energía en acciones que puedan demostrar tu valía a aquellos que aún no se han dado cuenta.

Apunta al medio feliz.

En caso de duda, apunte al término medio. Algunos dichos son realmente ciertos, y este es el ejemplo perfecto. La colaboración es una herramienta increíblemente poderosa. También utiliza la ley de la reciprocidad: si demuestras que estás dispuesto a colaborar, es probable que la otra parte también se una.

La colaboración funciona especialmente bien si la otra parte ha tenido problemas para retroceder en el camino. Si ha adoptado una postura firme sobre un tema determinado durante meses y se niega a ceder, redirigir sus esfuerzos hacia una mayor colaboración permite que todos los involucrados logren sus objetivos sin sentir que están sacrificando sus prioridades. La otra parte a menudo corresponderá a su gesto simplemente porque usted también está dispuesto a comprender sus puntos de vista.

Nunca haga suposiciones; apuntarlos en su lugar.

Es natural para nosotros como humanos hacer suposiciones sin tener toda la información esencial. Lo mejor que puedes hacer cuando surge una situación de conflicto es dirigir sus preguntas a temas que potencialmente podrían conducir a suposiciones.

Esto lo guiará naturalmente para comprender mejor los intereses de la otra parte mientras los hace más receptivos a los suyos. Es posible que se sorprenda al saber que gran parte del conflicto inicial surgió porque una o ambas partes saltaron sobre suposiciones inexactas. Solo somos humanos; incluso si dominamos el idioma, aún no hemos perfeccionado el arte de usarlo de manera deliberada y efectiva.

Escuche sus palabras, pero lea su lenguaje corporal..

Si bien las palabras que salen de la boca de una persona a menudo pueden ser deliberadamente engañosas, su lenguaje corporal es otra historia. Incluso si una persona miente exteriormente con su lenguaje, a menudo es difícil para una persona fingir sus sentimientos internos bajo el lenguaje corporal.

La clave es saber qué buscar, y algunas personas pueden enmascarar su lenguaje corporal con diversos grados de éxito. La postura por sí sola puede indicar agresión, amabilidad, indecisión o actitud defensiva. Al mismo tiempo, el contacto visual, la inquietud, el control de la hora o la sudoración pueden ser poderosas señales no verbales que puede utilizar para comprender mejor la conversación en curso.

Escucha activamente.

En un momento u otro, todos hemos sido acusados ​​de no escuchar a la persona que está sentada frente a nosotros. Si bien es probable que esa persona se ponga a la defensiva si intentamos mentir para evitar ofenderla, la verdad es que en la mayoría de los casos no eran escuchar. Es la naturaleza humana, nadie tiene la culpa aquí.

Las personas tienen muchos pensamientos en la cabeza y, a veces, es difícil registrar todo lo que sucede en el mundo exterior. Escuchando y escuchando bien, toma práctica. Es una habilidad que necesita tiempo para desarrollarse, quizás más en un ambiente de trabajo que en cualquier otro lugar. Al escuchar atentamente las conversaciones de trabajo, puede descifrar fácilmente los intereses subyacentes con mayor rapidez.

Estas son cinco técnicas simples que usted y su equipo pueden usar para ayudarlos a navegar por todos los diferentes niveles de conflicto en el lugar de trabajo. Lo importante a recordar es que cada situación es única y presenta sus propios desafíos únicos. La piedra angular de todos los puntos anteriores es hacer todo lo que esté a tu alcance para mantener la calma y la serenidad.

Piense en ellos no como un libro de reglas, sino como una guía sobre la mejor manera de manejar los conflictos. Ser capaz de pensar rápidamente en situaciones tensas como estas y ser consciente de adaptarse a las situaciones a medida que cambian es esencial. Si tiene todo esto en cuenta, no debería haber ningún conflicto que no pueda manejar.

Este post invitado fue escrito por Andres Lares

Andrés Lares, socio gerente del Instituto de Negociaciones Shapiro y coautor de “Persuade: The 4-Step Process to Influence People and Decisions” Andrés es socio gerente de SNI, donde es responsable de las operaciones diarias de la formación global y de asesoramiento. Anteriormente se desempeñó como Director de Innovación hasta 2017. Sus habilidades multidisciplinarias y lingüísticas amplían la capacidad de SNI para enseñar y asesorar de manera efectiva en una amplia gama de industrias, idiomas y culturas.

*****

La Sra. Career Girl se esfuerza por proporcionar información valiosa que pueda utilizar. Para obtener más información sobre nuestros columnistas y autores invitados, consulte estos o¡tú! O suscríbase a nuestro correo electrónico semanal que contiene nuestros últimos artículos.¡También estamos presentes en Medium!

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here